Hoy Alarde se ha quedado huérfana sin duda alguna. Si pensamos en alguien que trabajó en la Asociación hasta el minuto antes de marcharse sólo hay un nombre. Siempre nos dijiste que el día que viajaras no querías ni flores, ni reuniones tristes, pero metías demasiado ruido como para no añorarte. no podemos cumplir con eso. Gracias por todo Pilar.