El surf además de ser un deporte divertido y un estimulante ejercicio físico que nos hace adquirir habilidades basadas en la fuerza y equilibrio, tonifica los grupos musculares de brazos, espalda y abdominales.

Aporta grandes beneficios enfocados al bienestar psicológico y de integración social.

Adquirir nuevas habilidades como mantener la concentración en un entorno natural y sin límites, mejorar la autodeterminación al tener que luchar contra la fuerza de las olas.

Deslizarse sobre el agua además de diversión permite a los chicos con necesidades especiales estar enfocados en una práctica deportiva que se desarrolla al aire libre, sin elementos externos que puedan distraer, mejorando en reflejos y ánimo de superación, además de proporcionar una experiencia relajante donde sólo estas tu y la ola.