Todos podemos bailar y danzar. El ser humano tiene la facultad del movimiento desde los primeros años de vida e incluso horas de vida ya que la propia acción de respirar ya es movimiento.

Con la Danza, que es una disciplina artística, se puede desarrollar esta capacidad hasta llegar a niveles muy altos. El acceso al arte y a la cultura tiene que ser accesible a todos porque constituye una base y una semilla en la formación de la persona. La danza sirve para decir algo y con sus capacidades terapéuticas que lleva implícitas ayuda a las personas con discapacidad a abrir su mundo creativo, se podría decir que “sirve para curar” y ensalza lo que las personas podemos hacer en vez de señalar las incapacidades.

El arte puede trascender su dimensión estética y convertirse en una vía adecuada y bella, de romper arquetipos falsos que rodean a la figura de la persona con discapacidad, brindándole la oportunidad de desenvolver sus capacidades a fondo y facilitar su desarrollo integral.

Es evidente que no todos podemos expresarnos en igualdad de condiciones por medio de la palabra por eso nos podemos apoyar en el movimiento para comunicarnos y la Danza acerca distancias. El estudio de esta disciplina artística es más integrador cuantos más elementos se aborden en su estudio: el ritmo y la expresión de sensaciones y sentimientos.

Los objetivos principales de esta actividad serían:

  • Colaborar en la mejora de la calidad de vida de las personas con minusvalías (psíquicas, físicas y sensoriales) y por igual de manera plural.
  • Ayudar a encontrar nuevos caminos y facilitar el proceso de rehabilitación personal y social.
    Desarrollar la capacidad creativa y expresiva de cada individua y del grupo en conjunto (ideas, sentimientos, sensaciones y vivencias).
  • Despertar la sensibilidad de cada persona hacia la danza y otras artes.
  • Impulsar el trabajo hacia el lado más creativo y artístico, atendiendo a las necesidades del grupo que lo formen.
  • Facilitar a través de actividades artísticas el desarrollo de potencialidades físicas (conciencia y control de movimientos, coordinación, flexibilidad, mecánica corporal estática y dinámica, etc.)
  • Activar las potencialidades cognitivas (percepción del espacio, del tiempo, concentración, rememoración, etc.)
  • Vivir la danza en plenitud respetando a cada persona su ritmo de aprendizaje favoreciendo la parte más espiritual (sensibilidad, expresividad, creatividad, autodisciplina, participación, trabajo en grupo, respeto por los demás y por sí mismo, etc.).
  • Trabajar la observación del otro/a y de uno mismo y se establezcan nuevas líneas de comunicación, y favorezcan las relaciones entre los propios componentes del grupo.

Los Contenidos:

  • La ilusión y el ánimo son las premisas para explicar y desarrollar los contenidos a fin de facilitar el aprendizaje a los alumnos/as favoreciendo su inclusión a través de su propio movimiento.
  • Ejercicios de respiración que ayuden a concentrar la atención en el aquí y el ahora.
  • Ejercicios de calentamiento y técnicos básicos: flexibilidad, estiramiento, relajación.
  • Ejercicios básicos de coordinación.
  • Ejercicios y juegos de movimiento básicos para desarrollar las habilidades motrices.
  • Movimientos de imitación que ayudan a conocer a las personas que lo rodean.
  • Acercar de manera sencilla el trabajo creativo-artístico y escénico aprovechando las habilidades y diversidad de cada uno de los miembros del grupo.